Inicio
Biografía de Urbano Madel
Entrevistas
Galería de fotos
Testimonios importantes
Donaciones
OpiniĆ³n del visitante
Contacto y consultas
 
 

 

 

Contenido de esta página:

- Los astrólogos defienden a Plutón
- Señales del cielo
- El astrólogo de la laptop
- Revista La Semana
- “Soy supersticioso”
- La Oda Plutoniana de Mel Zelaya
- Guatemala 2011, elecciones presidenciales
- Entrevista de "Tiempos del Mundo"
- La era del Fauno, Urbano y el terremoto


Los astrólogos defienden a Plutón

 

Desde que se conoció la decisión de la Unión Astronómica Internacional (UAI) de degradar a Plutón a la categoría de "planeta enano", muchos se han estado preguntando qué efectos astrológicos tendrá esto sobre sus vidas.

 

 

Imagen de la entrevista publicada el 25 de agosto de 2006
en el sito de internet de BBC Mundo

 

Plutón siempre ha estado emparentado con el signo de Escorpio. No bien se conoció le veredicto de la UAI, más de un escorpiano se agarró la cabeza.

 

Pero la gran mayoría de los astrólogos considera que el nuevo estatus de Plutón no afecta su trabajo. La clasificación de planeta, sostienen, no es más que una denominación.

 

BBC Mundo habló sobre este tema con el astrólogo chileno, Urbano Madel, quien vive en Guatemala.

 

- ¿Qué le pareció esta decisión de no considerar más a Plutón como un planeta?

 

Realmente no me afecta en mi profesión en absoluto, porque Plutón está ahí todavía, no lo han quitado. El hecho de que hayan cambiado el estatus del planeta, o del astro digamos ahora, no implica ningún problema. Lo que sí yo siento es que esta gente ha querido jugar a Dios, queriendo cambiar elementos físicos por cuestiones de caprichos personales.

 

- ¿O sea que las predicciones, las cartas astrales, no se ven afectadas por este hecho?

 

No se ven afectadas porque el astro ahí está. Influye, tenga un nombre o tenga otro nombre. Lo que influye es la fuerza energética del astro y no el nombre.

 

- Cerca de Plutón hay otros astros muy similares a él. Si el nombre o la clasificación no tienen importancia, ¿por qué no se toman esos astros y no Plutón a la hora de, por ejemplo, hacer una carta astral?

 

Astrológicamente se toman en cuenta numerosos otros elementos astronómicos. Por ejemplo, los asteroides. Naturalmente, en la astrología popular no se mencionan los asteroides y otros elementos astronómicos porque sería confundir demasiado a la gente, pero sí se toman a la hora de hacer estudios individuales. Por ejemplo, Charon es una de las lunas de Plutón y también se considera un elemento importante en la astrología.

 

- Muchos lectores de BBC Mundo se mostraron tristes por la degradación de Plutón a planeta enano. ¿Esto no significa nada?

 

No entiendo en qué sentido podrían haber tomado eso (la decisión de la UAI) como una gran tristeza, porque el astro ahí está. Está influyendo igual que antes.

 

- ¿Pero no hay un signo del zodíaco que está emparentado con Plutón?

 

Sí, Escorpio. A Plutón se le ha mencionado desde 1930 como regente del signo de Escorpio, pero en verdad es como una especia de corregente, porque el regente natural de Escorpio siempre había sido Marte. Pero eso no implica ningún problema. Al hacer un horóscopo, es el juego completo de astros o planetas lo que se toma en cuenta, sin importancia de que los planetas sean regentes de tal o cual signo.

 


 

Foto Prensa Libre

 

Fragmentos de una entrevista para la Revista D del diario Prensa Libre, el 10 de octubre de 2004, efectuada en Guatemala por Francisco Mauricio Martínez y Carlos Sebastián.

 

"Ganar la lotería y con esto solucionar, de una vez por todas, los problemas es el sueño de hombres y mujeres. Algunos visitan a Urbano Madel para que mágicamente les diga cuál es el número de la suerte; sin embargo, el astrólogo predice que si el horóscopo de la persona señala que la puede ganar, él la ayuda; “pero si dice que nunca, mejor ni perdamos el tiempo”, comenta Madel".

 

¿Cómo se adentró en el mundo de la astrología?

 

Mi madre murió cuando yo tenía 14 años, y durante la celebración del Año Nuevo nos llamó a los cuatro hermanos y nos dijo que quería vernos contentos, porque ella ya no viviría mucho tiempo más. Murió 14 días después. Este suceso despertó en mi la inquietud de saber el porqué de las cosas dolorosas y entre éstas por qué la gente se muere. De manera que a los 18 años ya practicaba la astrología en mi país, Chile.

 

¿En Chile solamente a esto se dedicó?

 

No, también estuve en política y fui Vicepresidente nacional de la juventud del Partido Agrario Laborista, que estaba en el Gobierno, y a raíz de esto salí al exilio, junto a otros dos compañeros, porque quisimos darle golpe de Estado al Presidente Carlos Ibáñez del Campo en los años de 1954 a 1958. Esto fue porque se estaba cargando a un lado que no le parecía a la juventud.

 

¿Es usted un adivino?

 

Yo no soy adivino, sino que únicamente leo el horóscopo, que es como leer taquigrafía. Yo ya sé qué representa un planeta en tal o cual lugar del horóscopo, lo cual me da una pauta para conocer las cualidades, virtudes, defectos y dónde falla una persona. Con esto busco que la gente aproveche sus cualidades y potencialidades en el manejo de su vida económica, relaciones sociales, de noviazgo o de negocios. Me visitan de todos los estratos sociales. Me han visitado políticos, gente de buen dinero, profesionales, universitarios y comerciantes. He atendido Presidentes, políticos, ministros y Presidentes del Congreso; pero por ética prefiero no mencionar nombres.

 

De Chile a Guatemala

Urbano Madel salió de Chile a Estados Unidos, después de sus problemas políticos, en 1956; pero luego de recorrer Centroamérica se quedó en el país.

 

Inicialmente, se quedó un tiempo en Panamá y después se fue a Costa Rica. En esta nación practicó la astrología, aproximadamente en 1958, y tuvo un programa en la radio. Además, era locutor de media noche.

 

Fue Vicepresidente de la logia de Acuarius en Costa Rica y los días domingos curaba gente con la imposición de manos.

 

Después se trasladó a Nicaragua, porque hubo cierto conflicto político en Costa Rica y aquí conoció, por medio de la logia, a Luis Somoza, Presidente de Nicaragua en ese tiempo, y se convirtió en su astrólogo y consejero.

 

En Nicaragua fue socio fundador del sindicato de periodistas de Managua y trabajó en el diario La Hora, que era del Partido Liberal.

 

En esos años llegó a ese país el Presidente Miguel Ydígoras Fuentes, quien lo invitó y se vino un año después.

¿Qué es lo que vienen a solicitarle?

 

Los políticos siempre desean saber si van a ganar o perder las elecciones, y también piden un poco de ayuda espiritual o de cualquier otro tipo.

 

Un candidato presidencial, por ejemplo, ¿qué es lo que quiere?

 

Cuando platicamos lo hacemos a nivel de amigos y me dicen: “Mirá, vos, ¿cómo ves la cosa? ¿Creés que voy a ganar?”. Y como yo ya tengo sus horóscopo, entonces puedo dar una respuesta más o menos acertada.

 

¿Y estas respuestas se han cumplido tiempo después, ¿o solamente han quedado en palabras?

 

Se han cumplido, y la mayor parte de veces las he publicado en Prensa Libre. Una vez yo estaba en este diario cuando llegaron los candidatos presidenciales Jorge Serrano Elías y Gustavo Espina Salguero, y les dije: ustedes van a ganar la Presidencia, y entonces Espina se río y dijo: ¡Qué vamos a ganar! También le dije a Serrano: el planeta Venus, que es el de tu signo Tauro, está muy bien ubicado en el horóscopo y te va a llevar a la Presidencia. En ese tiempo, Jorge Carpio tenía todas las de ganar.

 

¿Y cuál es el proceso para realizar un horóscopo?

 

Si alguien me pregunta, por ejemplo, si tiene opciones de ganar más dinero en su profesión, entonces miro su horóscopo en mis programas de computadora, porque todo lo tengo computarizado, y le doy una respuesta de acuerdo a la posición de los planetas. La computadora me ayuda mucho, porque el trabajo se hace más rápido. Antes para hacer un horóscopo necesitaba cuatro días, porque tenía que consultar efemérides, hacer cálculos de logaritmos, ahora sólo apacho un botón en el teclado y me sale el horóscopo hecho. Lo que hago únicamente es la interpretación.

 

¿Utiliza usted medicinas o yerbas en sus tratamientos?

 

No receto medicina ni yerbas, porque no quiero entrar al campo de los médicos, a pesar de que son medicinas alternativas; sin embargo, creo en la utilización de piedras preciosas para mejorar la suerte de una persona, porque éstas despiden una fuerza especial de acuerdo a su consistencia química. Los talismanes y amuletos ayudan por dos razones. Una, por cuestiones de fe y otra, porque al momento de fundir el metal se está capturando el espíritu de la naturaleza y el cielo.

 

¿Y es cierto que usted puede ayudar a ganar la lotería?

 

Si en el horóscopo de la persona está que la puede ganar, yo la ayudo; pero si dice que nunca, mejor ni perdamos el tiempo. Primero hago el horóscopo y después vemos qué porcentaje de posibilidades existen.

 

¿Y cómo hace para saber esto?

 

Es un campo muy controversial. Cada astro tiene asignado, por su consistencia magnética, un número, una letra, u otro signo. Sabiendo el grado de influencia de todos los planetas en el horóscopo de una persona, podemos conocer cuáles son los números que mayormente vibran en favor de esa persona, y cuáles son los que vibran negativamente.

 

¿Por qué en los horóscopos que se publican sólo aparece salud, dinero y amor?

 

Es lo que más necesita la gente. Salud, dinero y amor es lo que más quieren las personas. Todo nos lleva a este triángulo.

 

Cuando se habla de astrología y el horóscopo, la gente no ve a Dios dentro de este contexto...

 

Hay un concepto equivocado de la astrología. La confunden con espiritismo, satanismo o brujería; pero es algo totalmente distinto. Toda la gente que me consulta cree en Dios. La misma Biblia habla de esto, ya que dice que Dios puso las estrellas para guiar al hombre. Los reyes magos eran astrólogos y llegaron a Belén por una estrella, y eso es pura astrología.

 


 

El astrólogo de la laptop

 

Por Paola Hurtado
El Periódico, Guatemala
3 de Junio de 2003

 

Urbano Madel predice desde el futuro de una persona hasta quién será el próximo Presidente de la República con sólo hacer un click. Años atrás, Urbano Madel necesitaba dos días para elaborar un horóscopo personal. Tenía que consultar tabla por tabla del efemérides y hacer complicados cálculos matemáticos para encontrar la posición justa de los astros.

 

Pero hoy en día, basta con que ingrese a su computadora portátil la fecha, hora y lugar de nacimiento de su cliente para que en la pantalla le aparezca de inmediato todo el mapa astral, listo para ser interpretado.

 

 

Foto El Periódico

Además de aprovechar la rapidez que le brinda la informática, el astrólogo ha utilizado ésta para expandir su negocio fuera de Guatemala. Este año abrió su sitio personal en Internet y desde el mes pasado cuenta con dirección electrónica. Ya no busca sólo dar consejerías personales, sino prestar sus servicios a distancia. Madel recibe cinco cartas al día de diferentes países de América Latina. Ahora las responde sin costo, pero planea empezar a cobrar a través de giros electrónicos, pero no tarjetas de crédito.

 

“Todavía no me acostumbro a todo esto de la computación”, reconoce el astrólogo de 70 años, de origen chileno que reside en Guatemala desde 1960 y es uno de los pronosticadores más cotizados.

 

Entre sus predicciones más notables, se atribuye el vaticinio de la muerte del Presidente John Kennedy once meses antes de que ocurriera, el corto reinado del papa Juan Pablo I y el terremoto de Guatemala en 1976. Ha anticipado triunfos electorales, caídas de gobiernos y muertes de mandatarios, palabras que le costaron golpizas. Aunque a Madel ya comenzaron a preguntarle quién será el próximo Presidente de Guatemala, él todavía no decide si este año elaborará el horóscopo electoral. Antes tendría que medir el grado de peligrosidad que implicaría identificar al ganador.

 

Las cartas astrales que aparecen en su computadora portátil recién comprada, le dicen que, aunque no hay nada seguro, al final los indecisos tendrán la palabra y el dinero no será un factor determinante en al elección.

 

En su consultorio ubicado en la zona 7, Madel brinda una amplia gama de servicios auxiliando por la tecnología. ¿Qué partes del cuerpo de su cliente están predispuestas a enfermarse? La computadora lo indica con un dibujo del cuerpo humano. ¿Qué oportunidades tiene hoy de emprender un proyecto de trabajo? Un click y lo sabrá en el acto. ¿Con qué signos zodiacales tendrá mejor relación en las próximas 24 horas? Una gráfica de barras se lo explica.

 

Madel espera ofrecer estos servicios a través de la red. En su sitio (urbanomadel.com) se puede visualizar de forma gratuita predicciones generales por signo, pero la idea, dice, es ofrecer una atención personalizada. “Al principio concebí hacer un sitio personal para resaltar mi imagen, pero descubrí que este es un gran negocio que puede explotarse”, dice.

 

Madel, empero, no necesita promocionarse en el extranjero para tener clientes. Su consultorio siempre recibe visitantes dispuestos a pagarle Q800 más IVA por la cita. Y en año electoral ya comenzó a ser visitado por aspirantes a cargos públicos interesados en conocer las posibilidades de llegar al poder. El problema con algunos de ellos, dice, es que quieren escuchar las predicciones sin pagar.

 


 

Entrevista de la revista “La Semana”
a Urbano Madel

 

Fragmentos de la entrevista  publicada el 27 de agosto de 1970 en Guatemala, al momento de incorporarse el astrólogo a la revista con la publicación del horóscopo semanal. La entrevista fue hecha por quien fungía como jefe de redacción de la revista, don Manuel José Arce, siendo director de la misma el periodista don Jorge Palmieri.

 

LA SEMANA: ¿Quién es Madel? ¿Tiene poderes especiales o extraordinarios? ¿Posee una condición especial capaz de atraer rayos astrales, fuerza magnética? ¿Tiene el don de la clarividencia? ¿Quién es Urbano Madel? ¿Un misterioso mensajero de otros mundos? ¿Quien es este hombre?

 

 

El astrólogo Urbano Madel en una observación del firmamento.

Llegó a Guatemala hace un poco más de diez años, antes de que Fidel y los hippies pusieran de moda las barbas. Sus capilosidades, su peinado de raya en medio, su manera de vestir y su bombín de diplomático, llamaron la atención de aquella ciudad que era entonces la nuestra, en la que apenas las barbas de Micheo, las de los Arce y/o Valladares y las beneméritas de don Alek D. Serovick florecían en el ambiente.

 

La mirada penetrante del barbado extranjero al igual que su pinta misteriosa eran, pues, temas de conjeturas, hasta que por fin se le identificó con la foto que cotidianamente publicaba un rotativo local: era un astrólogo. De entonces para acá, su personalidad sigue siendo contradictoria. Hay muchísimas personas que, antes de levantarse de la cama, consultan la columna de Urbano Madel: si el horóscopo es propicio, acometen la jornada con vigor y entusiasmo.

 

Si no, prefieren no moverse en todo el día. En algunas oficinas públicas se ha llegado a aceptar como excusa válida para los empleados absentistas el hecho de que el horóscopo del día haya traído un augurio de peligro. Algunos funcionarios y gerentes han tomado como sabia medida la de trasladar los problemas más áridos y los asuntos más importantes de la empresa  para la hora de concentración recomendada por Madel. En fin, Urbano es ya determinante para muchos guatemaltecos.

 

(En el curso de la entrevista, Urbano Madel se definió a sí mismo de la siguiente manera):

 

”Soy un hombre como cualquiera. Creo que a través del estudio, la dedicación y la disciplina, he desarrollado una Voluntad Superior que me permite enfocar la vida y los acontecimientos desde un nivel distinto. Creo que este nivel es accesible a cualquier ser humano que ponga a disposición de sí la misma dedicación y disciplina que yo me impuse un día, percibiendo en su totalidad cósmica la auténtica finalidad de la vida del hombre, “de paso por la tierra” en el instante eternal y sublime de sentirse al mismo tiempo árbol, piedra, río y ave, sin dejar de ser hombre; un instante en el que a través de la contemplación activa, el alma se identifica con la conciencia inmanente del tiempo; en que el espíritu rubrica el decreto que levanta el velo del porvenir; en que la mente se remonta de lo condicionado a lo condicionante, de lo instintivo a lo trascendental; en que la conciencia está a salvo de la dispersión, el olvido y la fragmentación; en que se comprende íntegramente que somos “un sonido que se prolonga” en un presente eterno y absoluto”.

 

LA SEMANA - ¿Cómo puede el grueso público establecer la diferencia entre un verdadero astrólogo y un charlatán de la Astrología?

 

MADEL - La diferencia se mide —para ese grueso público— por los aciertos de las predicciones. Jamás un charlatán hace un estudio profundo de las situaciones, porque carece de vocación. Para ser un auténtico astrólogo es imprescindible la vocación para ello, la profundidad de  pensamiento para el estudio y la convicción de que, no siendo infalible, puede admitir sinceramente un margen de error en sus conceptos. El charlatán, por el contrario, pregonará siempre que “nunca se equivoca “. Pero mientras pregona eso, su  nombre pasa al olvido y vuelve al anonimato, sin aciertos que den testimonio de lo que él pregone.

 

LA SEMANA - ¿Y la barba? ¿Tiene algo que ver con la Astrología?

 

MADEL - Si, mi barba simboliza un grado esotérico.

 

Ya lo tenemos incorporado a la redacción de LA SEMANA, para llevar su ciencia a nuestros lectores. Interrumpimos la conversación para continuar quehaceres periodísticos y estamos ya en el ascensor cuando nos asalta el terrible temor de que los cables se revienten. Y echamos pestes contra nuestra imprevisión de no haber consultado al eminente astrólogo sobre la suerte que habremos de correr este día...

 


 

Fragmentos de una entrevista para la revista D,
del diario Prensa Libre, efectuada a URBANO MADEL
en Guatemala por Julieta Sandoval y Carlos Sebastián,
el 7 de diciembre de 2008.

 

“Soy supersticioso”


Como astrólogo, orienta a quienes lo contratan sobre qué les conviene, pues los astros y signos lo dicen todo, pero cada quien toma su propia decisión.

 

Este hombre ha predicho muchos de los acontecimientos que han sucedido en Guatemala o en el mundo, desde la muerte del entonces presidente estadounidense John F. Kennedy, el terremoto de 1976 y la actual crisis financiera. Sin embargo, cada vez que sale a la calle, lleva consigo un clavo oxidado que encontró tirado. Cuenta que después de recogerlo, a poca distancia, halló un billete de Q100, por lo que cree que este artículo le trae suerte. En su estudio se observan figuras de tortugas, debido a que, según refiere, este animal da suerte.

 

¿Ha cambiado la forma de predecir el futuro, con los años?

 

No. Es de la misma forma. Cada nación tiene un horóscopo de acuerdo con su fundación, al igual que las personas con su fecha de nacimiento. De acuerdo con los parámetros planetarios.

 

En la época que no había computadora, ¿cómo hacía las predicciones?

 

A puro papel, a mano. Con libros de efemérides, en donde están las posiciones planetarias de todos los días, por ejemplo, éste (muestra uno de esos textos) tiene hasta el 2050. Hay que saber en dónde se ubicarán los planetas; en mayo del 2020, Saturno estará a un grado del signo de Acuario, eso me permite hacer una predicción, pero tengo que combinar varios planetas.

 

Hacer un horóscopo me ocupaba tres o cuatro días, porque hay que llevar a cabo cálculos, usar la trigonometría. Era un trabajo muy tedioso, que empeoraba porque a mí nunca me gustaron las matemáticas. Ahora, es cuestión de minutos.

 

 

Foto Prensa Libre

 

Usted predijo el terremoto del 4 de febrero de 1976, ¿qué siente cuando sabe que sucederán cosas negativas?

 

Lo hice una semana antes. Le voy a contar una anécdota de eso. Cuando hice el horóscopo de 1976, hablé con Pedro Julio García (entonces director de Prensa Libre), porque era muy dramático, él lo vio y me dijo que se publicaría. A veces es penoso decir cosas que son fatales o que conllevan una acción deprimente, pero uno no puede ocultar la verdad.

 

Yo me preparé para ese desastre, tomé un seguro para mi casa contra terremoto y compré una carpa tipo militar. Solo se cayó una pared, lo demás resistió, pero la aseguradora no me quería pagar nada porque argumentaba que yo sabía lo que sucedería. Mas no había impedimento legal, y tuvo que remunerarme.

 

Cuando la gente le pide que le diga la suerte, ¿se lo dice todo?

 

Me caracterizo por decir todo con ética, no en un lenguaje fantasmagórico. Le advierto a la persona de algún riesgo que tendrá, al igual que si le sucederá algo muy bueno, porque también puede convertirse en negativo. Por ejemplo, si miro un accidente grave, el mismo horóscopo me dice cuál es la personalidad de ese individuo y entonces sé hasta donde puede recibir la noticia. Yo no trato de impresionar, sino de ayudar.

 

¿Qué lo hizo ser astrólogo?

 

Desde chiquito. Mi mamá era médium, aunque no lo practicaba, tenía ese don, que creo me heredó. Para unas fiestas navideñas llamó a sus cuatro hijos, yo era el mayor, tenía 14 años. Nos dijo que iba a vivir poco tiempo, y nos pidió portarnos bien. Ella murió 14 días después de eso, entonces tomé un interés especial por las predicciones.

 

Antes de dedicarme a la astrología, me involucré en la política. Tenía 18 ó 19 años, fue una vida corta en esa actividad, ya que tuve una especie de medio exilio que me hizo salir de Chile (país en donde nació). En la juventud del Partido Agrario Laborista, en donde militaba, preparamos un golpe de Estado contra el presidente Carlos Ibáñez del Campo, (era su segundo período, 1952-1958). Nosotros lo llevamos al poder, pero él hizo un pacto con los comunistas, y eso no nos gustó. Alguien nos traicionó y se supo lo que haríamos, eso ocasionó que nos dieran pasaporte y dinero para salir del país sin hacer escándalo. Éramos tres dirigentes, al principio iríamos a Estados Unidos, pero nos quedamos en Centroamérica.

 

Yo viví tres años en Nicaragua, en donde fui asesor de Luis Somoza, quien era el presidente. A él le hacía el horóscopo. También fui redactor del diario La Hora, el periódico nicaragüense. En ese entonces conocí al presidente guatemalteco Miguel Ydígoras Fuentes, cuando llegó de visita, en 1958. Él me invitó a conocer Guatemala, con gastos pagados durante una semana. Acepté. Vine a pasar una Navidad y me quedé. Me gustó mucho el clima, es una belleza, a pesar de todos los problemas climáticos, sigue siendo ideal.

 

Ya en Guatemala (en 1960), empecé a escribir en el diario La Hora, después en Prensa Libre, con el horóscopo diario, en donde se publica desde 1962. Así comenzó mi vida aquí, me dediqué solo a la astrología. Creo que este es un país con ancestros muy fuertes, en el aspecto astrológico, por los mayas, quienes la practicaban. Aquí abunda la magia espiritual. Guatemala es el ombligo de América en lo metafísico o de carácter predictivo.

 

Los mayas predijeron que habría un cambio en el mundo en el 2012, yo hablo del 2015. Será un año grave para el mundo, está conectado a la posición de Plutón, que fue degradado a planeta enano, pero la influencia como astro sigue vigente. Los mayores cambios se producen por influencia de Plutón, Saturno y Júpiter.

 

Veo que China y Rusia se unirán en contra de EE. UU., incluso se podría dar un ataque bélico. En lo político, la izquierda prevalecerá, ya que Plutón rige a esa corriente. Todos los países avanzan hacia dicha tendencia y nadie la va a detener.

 

En época de elecciones, ¿vienen candidatos a preguntarle si ganarán?

 

Algunos de ellos quieren todo gratis, no pagan. Por eso, en lo personal no les hago predicciones. En lo referente a asuntos públicos, lo hago como orientador para no inclinar la balanza en favor de nadie.

 

Recuerdo que en las elecciones en donde participó (Carlos) Arana, unos universitarios me pidieron no decir que él ganaría, así lo hice, solo lo dejé demostrado en un diagrama. Con (Álvaro) Colom yo sabía que sería presidente, se lo dije cuando le hice el horóscopo. Esa vez perdería, pero más adelante tendría un triunfo. Es el Gobierno que será el picaporte para abrir la puerta a la izquierda en Guatemala, eso está escrito, fue publicado en el diario La Hora en el 2003, cuando hizo la lectura de su carta astral.

 

Hay gente que solo lo ve y le pide que le diga la suerte.

 

La gente respeta. Aunque uno que otro sí lo hace, son más los jóvenes que ponen la mano y dicen ¿qué me va a pasar? Pero uso un lenguaje apropiado para evadirlos, porque no se puede decir así de fácil lo que sucederá.

 

Algo más

 

Analiza los horóscopos de personajes que han marcado la historia. “En éstas se aprende mucho”, asegura. Por eso, en su computadora tiene a Adolfo Hitler, Benedicto XVI (Joseph Ratzinger) o George W. Bush, a quien considera un vehículo que los astros utilizaron para que se cumpliera el destino (la crisis financiera de EE.UU).

 

Entre algunas de las predicciones que se han cumplido están: La muerte de Juan Pablo I. Madel dijo que el reinado religioso del papa a elegir sería breve. Fue un período de 34 días, murió en septiembre de 1978.

 

Hace 20 años pronosticó la inminente bancarrota del imperio financiero mundial. “Vorágine de un caos económico sin precedentes”, escribió, el 2 de marzo de 1988, en Prensa Libre.

 


 

Publicación del escritor Mario Cordero, de Guatemala,
en su Blog “Hablemos de Langostas”, el 25 de julio de 2009.

 

La Oda Plutoniana de Mel Zelaya

 

Por Mario Cordero

 

“El Bardo observa la historia Plutoniana desde una medianoche iluminada por farolas de Vapor de Mercurio hasta que con las primeras luces del alba contempla una tranquila política distanciada entre las proliferantes formas de pensamiento de la nación, burocráticas & horriblemente armadas, Satánicas industrias proyectadas súbitamente con la fuerza de Quinientos Billones de Dólares en torno al mundo (...)”

 

El anterior fragmento fue extraído del célebre poema Oda Plutoniana de Allen Ginsberg, uno de los escritores estadounidenses de la Generación Beat de mediado del siglo XX, que inspiró al posterior movimiento hippie. En él, se canta a la influencia del planeta Plutón, que, según la tradición astrológica, ha motivado los cambios sociales más bruscos en la historia de la humanidad.

 

Y es que, aparentemente, no es casual que se haya decidido identificar a ese cuerpo celeste -que a pesar de todo aún forma parte del Sistema Solar- con la deidad grecolatina que ejercía su reinado en el Ades, lugar que posteriormente la tradición cristiana asimiló como el Infierno.Y digo “a pesar de todo”, porque el año pasado, Plutón, al que siempre se le consideró como el noveno planeta del Sistema Solar, fue degradado a planeta enano, por la Unión Astronómica Internacional, decidió que provocó tristeza, inconformidad y hasta disgusto para los amantes de nuestra frontera espacial.

 

En especial, los astrólogos -esos cuestionados visionarios futuristas- lamentaron la decisión, basada únicamente en parámetros terrenales (como diámetro y órbita), sin tomar en cuenta otros criterios. Y es que para estos profesionales, Plutón -por muy planeta enano que sea- provoca una fuerte influencia en el comportamiento terrenal.

 

Tal es el criterio del celebérrimo astrólogo Urbano Madel, quien desde Guatemala ha realizado el grueso de sus predicciones, entre las cuales cuenta -según su página de Internet www.urbanomadel.com- la de haber vaticinado el crisis financiera mundial.

 

Astro influyente


En una entrevista reciente, realizada por la cadena de noticias BBC, Urbano Madel lamentó la decisión de haber degradado a Plutón, pero que ello no implica restarle la fuerza de su influencia terrestre. “Lo que influye es la fuerza energética del astro y no el nombre (clasificación)”, dijo en su oportunidad.


Astrológicamente, Plutón representa la transformación, el cambio, el inicio desde cero y muchos aspectos importantes de nuestra personalidad. Tarda 247 años en darle la vuelta al Sol, por lo que permanece en cada signo durante doce años. Fue descubierto en 1933, tiempo de cambios, del inicio del nazismo y los primeros intentos de crear armas atómicas.

 

Es el último planeta del Sistema Solar. En la mitología griega representa a Hades, dios que controlaba el alma de los muertos y la fertilidad. El planeta controla el subconsciente, los cambios, las etapas de la vida, la regeneración y la transformación personal para buscar una meta mejor.

 

Su influencia nos hace “limpieza” cada cierto tiempo y así podemos eliminar de nuestra mente ideas inútiles que no llevan a ningún sitio. Cada vez que optamos por hacer algo nuevo o por romper con una etapa es Plutón el que está presente.

 

Plutón y Zelaya


De acuerdo con las predicciones de Urbano Madel, en el horóscopo de Manuel Zelaya, depuesto presidente de Honduras, “se observa una cualidad reveladora del origen planetario de sus dificultades políticas: Plutón, transitando en mal aspecto con el Sol, muestra que durante el último año la palabra 'moderación' no ha existido en su diccionario”.

 

Según este reconocido astrólogo, el aspecto negativo de Plutón y el Sol originó que las cosas fueran en contra de sus deseos o expectativas, provocándole una frustración tan intensa que finalmente necesitó ventilarla, lo cual le llevó a la conclusión de que era mejor adelantarse y que el ataque era la mejor defensa contra una frustración mayor.

 

“Sin embargo, no consideró que en la actividad política no existen muchas personas dispuestas a tolerar esa clase de conducta”, revela Madel.


Zelaya, según su horóscopo personal, posee un potencial enorme para realizar proyectos ambiciosos, pero la negativa influencia de Plutón no le permite reconocer que otros también tienen talento y merecen un reconocimiento por su participación política y que no se les puede exigir una sumisión incondicional.

 

“La crisis política que está viviendo el depuesto presidente puede ayudarle a reconocer sus límites, enseñarle a subyugar su poderoso ego y demostrarle que la moderación en todas sus variantes será un elemento positivo para liberarle del peligroso sesgo que presagia Plutón contra su vida y sus intereses”, recomienda el astrólogo guatemalteco.

 

Plutón y Guatemala


La influencia que Plutón realiza sobre la Tierra, no está afectando únicamente a Zelaya y a Honduras. También Guatemala podría ser susceptible de su fuerza astrológica. De acuerdo con Urbano Madel, el ingreso del “planeta enano” durante el 2008 y el 2009 al sector que en el horóscopo de Guatemala representa a la nación como contenido social, revela indicios capaces de un cambio significativo en la vida política del país, marcando el inicio de una transformación social con fuerte tendencia convergente hacia la juventud, que sin distingo de color político alguno y superando barreras ideológicas luchará por emerger sin claudicar, en favor de sus ideales por un mejor país.

 

En estos dos años de influencia, Plutón tiene una conexión, en la carta astral, con Urano y Neptuno; este trío exterioriza su influencia hacia una eclosión social, la cual podría favorecer un despliegue de fuerzas fusionadas para lograr “el rejuvenecimiento de la estructura gubernamental, que no ofrece opciones a las nuevas generaciones, representadas por la juventud, el empuje popular, el colectivo de los abandonados y los sin techo”, vaticina Madel.
¿Le suena conocido? Pero no sólo eso.

 

“Bajo esta influencia planetaria, las posibilidades de la masa paupérrima de Guatemala están en marcha, tras la búsqueda ascender hacia un límite más amplio y generoso de la sociedad y lograr la ansiada igualdad de oportunidades que reclama y a la que aspira”, continúa el astrólogo.

 

De acuerdo con las predicciones astrales que realizó este reconocido profesional de la influencia astral, Plutón se encuentra en conjunción con el signo de Capricornio; ello favorece que la sociedad de los “desplazados de la fortuna se observa luchando desarticuladamente hacia el insospechado horizonte que el astro ofrece en su nuevo ciclo, abriendo para los desposeídos la posibilidad de manejar las compuertas hacia el camino diferente que Plutón muestra en el cielo en el horóscopo de la nación”.

 

Sin embargo, de acuerdo con el astrólogo, esta posición de Plutón también revela que si esta masa popular no encuentra un líder populista o carismático que los dirija, el movimiento de reivindicación podría fracasar, y favorecer, en cambio, a las “poderosas fuerzas sociales conservadoras representadas por Urano y Saturno, yendo tras la búsqueda de un gran pacto nacional”; también se corre el peligro de “naufragar a causa de ceguera política, anarquía o por la proliferación de grupos detentadores de un total menosprecio por la autoridad constituida”, advierte el astrólogo.

 

Siendo así, la proyección de los astros sobre la nación dependerá en gran parte de las actitudes que adopten los elementos partidarios involucrados en las diferentes ramas de la actividad política. Sin embargo, hay un definidor común propiciado por Plutón: En uno u otro sentido habrá un cambio y en este período de tránsito de Plutón en su avance por el signo de Capricornio, el actual estado de cosas ya no será igual a como se ha conocido. Un pacto nacional asoma por entre la puerta.

 

“Podrán ser más verdes que ahora las palmeras, o podrán ya no dar más cocos. Pero ya no será igual. No será lo mismo. Un cambio está en marcha. La puerta está entreabierta. Plutón sigue su curso”, advierte Urbano Madel.

 

Historia


A lo largo de la historia de la Humanidad, Plutón ha sido determinante en los principales movimientos de cambios sociales, económicos y políticos. La órbita de este astro es de lenta traslación; su ciclo alrededor del Sol es irregular, y dura aproximadamente 248 años. Cuando está más cerca del Sol transita por un signo zodiacal en unos doce años; cuando está más lejos, tarda unos 30 años. “De esta fuente se deriva la interpretación de que Plutón influye colectivamente en las transformaciones de la sociedad”, explica Madel.

 

Plutón ha influido en las catástrofes económicas y políticas provocando verdaderos cataclismos generacionales en las estructuras de la sociedad, en la dirección política de las naciones en particular y en la dirección de los grupos de naciones y organismos internacionales. Bajo la influencia de este astro se producen los colapsos estatales y la caída o renovación de las agrupaciones políticas que ya no se avienen a los nuevos tiempos. Los regimenes caducos se transforman en medio de trastornos y problemas, para reemplazar las viejas estructuras de la sociedad.

 

Entre los cambios que podrían ser explicados por la influencia plutoniana, se encuentra la Revolución Industrial, período en que este astro entró en contacto con Saturno, Urano y Neptuno, aproximadamente en 1820.También ha favorecido a grandes líderes mundiales, que han motivado enormes cambios en las sociedades. Por ejemplo, con Saturno, Urano y Neptuno bajo la égida de Plutón, siempre ha nacido una nueva historia, un cambio sustancial de factores políticos, sociales, laborales y económicos, en uno u otro sentido, de acuerdo a las circunstancias prevalecientes.

 

“Así, en el vértice de los siglos XVIII y XIX, nacieron los socialistas utópicos que proponían cambios que favorecieran a los trabajadores del campo que migraban a la ciudad. Con la propuesta de Karl Marx y su socialismo científico nació el marxismo enarbolando la revolución y la abolición de la propiedad privada”, ejemplifica el ya citado astrólogo. Además, por la misma época, “nació en 1891 la Encíclica Rerum Novarum del Papa León XIII, condenando los excesos del capitalismo y exigiendo medidas protectoras para los hombres, mujeres y niños que soportaban las insuficiencias propias de un régimen económico desigual”. Otros cambios sociales que han coincidido con la influencia de Plutón, está el nacimiento de la primera república socialista de Latinoamérica en Chile. Un año después enarboló su bandera el Partido Socialista, fundado en 1933 bajo la influencia de Plutón y Urano, siendo su primer secretario el militar y político Marmaduke Grove, quien un año antes, en 1932, con la creación de la República Socialista de Chile había instaurado el primer gobierno socialista de América, régimen de muy corta duración y al que por tal razón se le llamó “gobierno de los cien días”. También la llegada al poder de Juan Domingo Perón, en 1946, en Argentina; la Revolución Cubana de Fidel Castro en 1959, con la influencia de Plutón y Neptuno; en 1960, la Revolución Sandinista, auspiciada por el poder astral de Júpiter y Plutón, así como el golpe de Estado contra Salvador Allende en Chile.

 

¿Estaremos viviendo otro período de profundos cambios sociales debido a la influencia plutoniana? Sólo la Historia lo podría confirmar.

 

Mientras tanto, Manuel Zelaya estudiaba la mejor forma para ingresar a Honduras y liderar una probable revuelta, y en Guatemala, esta semana se registraron fuertes bloqueos de carreteras, de campesinos que exigían un desarrollo agrario integral.

 

(La nota original - del mismo autor - fue publicada en  el diario La Hora, edición del 25 de julio de 2009).

 


 

Guatemala 2011, elecciones presidenciales

 

El astrólogo Urbano Madel dice que los impulsos políticos y sociológicos buscarán una posición más visible. Plutón tiene fuerza y esto representa un cambio hacia la izquierda. Pero los movimientos de la derecha, influenciados por Saturno, Urano y Júpiter, tomarán medidas equivalentes a una “cirugía de emergencia”, en defensa de sus enunciados tradicionales y de sus intereses convencionales.

 

Saturno se encuentra en Libra; este signo es contemporizador y equilibrante, su influencia podría ser aprovechada por los políticos para lograr un satisfactorio acuerdo político nacional.

 

La Rueda de la Fortuna se encuentra en Cáncer, que representa un bamboleo de izquierda a derecha, en búsqueda de un equilibrio político y social para aminorar las fuerzas agresivas. “Esa Rueda propiciará divisionismo natural entre quienes desean políticamente lo inmediato, y quienes buscan una entronización política de largo plazo con mayores garantías de permanencia total”, agrega. Esta eventual incapacidad de la izquierda, de llegar a un acuerdo subterráneo definitivo entre una y otra corriente, favorecería a las fuerzas tradicionalistas y conservadoras.

 

La presencia de jóvenes en la toma de decisiones de la política será más notable de lo que ha sido hasta ahora; esta manifestación de fervor cívico y político no solo serán intenciones, también acciones para mejorar la situación política, económica y social de la Nación.

 

“Siempre podemos escoger entre vivir el mundo cual lo conocemos o cambiarlo en el que deseamos; la decisión final es de cada uno, según decida ejercitar su libre albedrío”, indica Madel.

 

Estas predicciones fueron publicadas en la Revista D, del diario Prensa Libre el 2 de enero de 2011, como parte del artículo de Julieta Sandoval y Fernando Magzul, conteniendo también predicciones según el Calendario Maya, formuladas por Higinio Pú y Salvador Pacach, expertos en la cultura ancestral.

 


 

Entrevista de "Tiempos del Mundo"

a Urbano Madel

 

 

De la entrevista del Mario Rivero para el periódico "Tiempo del Mundo"
el 14 de enero de 1999, enfocando el tema: Llegó la época de consultar a los astros.

 


 

La Era del Fauno

 

Urbano y el terremoto

 

Por Juan Carlos Lemus

 

Desde que el ser humano sintió necesidad de ver hacia arriba, buscando algo superior a sí mismo, se hizo consciente de que también podría existir algo macabro bajo sus pies. Los terremotos lo advertían. Ya fuera porque los señores de Xibalbá jugaran a la pelota o porque Atlas, cansado de cargar al mundo, cambiara de pierna, una tembladera subía de las entrañas terrestres hacia nuestros pantalones. Hoy sabemos a ciencia cierta que la Tierra es sostenida por cuatro elefantes y que cuando tiembla es porque se sacuden las moscas.

 

Son moscas terroristas inseminadas por Estados Unidos o por Venezuela, según quien lo diga. Como sea, un terremoto nos recuerda que nacemos con caducidad. Tanto sufrir, tanto gritar gobierno ladrón, tanto batallar y gastar para que en un segundo se desplome un imperio mental.

Quienes vivimos el terremoto en aquel febrero de hace 36 años podemos opinar con autoridad acerca de lo bueno y lo malo de la condición humana tras un desastre, aunque cada cual recordará el baile según le haya ido.

 

Aquella madrugada, un rugido acompañaba la sacudida y el primero que vino a mi mente fue Urbano Madel, el famoso astrólogo, porque una noche antes yo era un niño que estaba sentado con mis amiguitos en una banqueta —los mismos que años más tarde se convirtieron en mis amigotes—; alguien se acercó y nos dijo que Urbano había predicho por televisión que habría un terremoto.

 

Durante el zangoloteo, pensé por un segundo que quizás aquel hombre lo había provocado para hacer realidad sus predicciones. En algún lugar bajo tierra estaría, carcajeándose, frente a su chibola de cristal —por entonces, creía que los astrólogos las empleaban—.

 

En pocas horas floreció la solidaridad. En las calles se levantaron champas; se compartía el pan; los vecinos se hermanaron, tanto que en algunos casos surgieron temblorosos romances entre covachas. Pero así como brotó el amor, más allá, saltó lo peor de la condición humana. Algunos robaron; hubo quienes se apoderaron de la ayuda internacional; un vecino de oscuros nexos acaparó víveres que le llevó un camión verde olivo, otro, colchas de la Cruz Roja. Varios se volvieron cristianos. Hirvió un caldo revuelto de fe religiosa con presagios, supersticiones y miedo a la muerte violenta.

 

Recuerdo a una bondadosa vecina que con cada sismo salía a la calle y alzando las manos al cielo gritaba: “¡Tiembla la tierra, arrepiéntanse!” Fueron días tenebrosos. En la escuela me habían enseñado que unos terremotos destruyeron al coloso de Rodas y la Atlántida, ¿por qué no habrían de acabar con nosotros, pueblo ladrón de víveres, chamarras y sartenes para damnificados?

 

Cuando tuve el gusto de conocer en persona a Urbano Madel, hará unos cuatro años, quise preguntarle si él había provocado el terremoto del 76. Que me dijera la verdad, pues, quién sabe, todos tenemos un lado oscuro. Pero no lo hice porque para entonces yo ya estaba bien informado de los elefantes y las moscas asesinas. Es más, Urbano resultó un caballero incapaz de martillar un clavo, que encima me regaló el libro Guatemala: linaje y racismo, de Marta Casaús Arzú, el cual me encantaría comentarles un día de estos, si los elefantes me lo permiten.

 


Autorizadas sus reproducciones citando la fuente.

 

 

¡Gracias por su visita!